40 + 1 Mejores Discos de Flamenco Contemporáneo

Maravilloso artículo sobre 41 discos de flamenco contemporáneo y una casete que abrieron las fronteras y algunos cráneos en los últimos 40 años que sirve como avance del próximo libro de Gómez Gufi, Autor de “Tribulaciones De Un DJ Flamenco” (seebook disponible en deflamenco.com)

Por José Manuel Gómez Gufi. Síguele en Twitter.

Nací en Burgos pero vivo en Madrid desde que vine a estudiar sociología en 1976; residía en el CM San Juan Evangelista (el Johnny) lugar mítico para el Jazz y el Flamenco. En 1982 empecé a publicar en el diario Informaciones y en 1983 en la revista Tiempo como crítico musical. He escrito para el diario El Mundo desde 1995 hasta 2018. Colaboro con Gladyspalmera.com haciendo sesiones de DJ que intentan mostrar que el flamenco que a mí me gusta se cruza con el mejor jazz y con las músicas caribeñas y africanas. He publicado varios libros musicales, el último el libro digital “Tribulaciones De Un DJ flamenco” que estoy convirtiendo en monólogos.

Empecé a coleccionar discos: de Rumba Catalana porque me fascinaba la relación de los rumberos con Latinoamérica, los singles de la nueva ola y tengo una colección bastante rica en Boogaloo. El Jazz lo ordeno por etapas e instrumentos. Casi todo el Flamenco que tengo es en CD, desde finales de los ochenta hasta tiempos recientes casi nadie editaba flamenco en vinilo.
Soy DJ Flamenco (y Latino) desde 1993 en que los Flamencos de la sala Caracol de Madrid me bautizaron como DJ Gufi. He pinchado en bares, museos y festivales.

Mi relación con el Flamenco comenzó con el libro “Las 1001 Historias De Pericón de Cádiz”. Luego conocí a los titanes del Jazz Flamenco (El Gali, Jorge Pardo, etc). En 1981 fui a París a buscar a Memphis Slim y volví con Enrique Morente. Para mí el Flamenco es la música más excitante de todas las músicas contemporáneas y el día que deje de serlo volveré al Jazz, al Rap o a la Salsa. Por cierto, la escena más revolucionaria de la música popular española es la del Trap gitano… pero ¡tsk! Esta generación no cree en los discos físicos, de momento.

Los flamencos que conozco mejor, viven en Madrid, aquí han trabajado y triunfado, han tenido hijos y nietos… pero si estoy en el barrio de Santiago en Jerez me da la impresión de estar en la zona cero del cataclismo jondo. Eso es algo que también me pasa en la academia Amor de Dios de Madrid, en algunos barrios de Barcelona y La Habana, en Begur, en la calle de la Mañueta en Pamplona donde nació Sabicas o en el Village Gate de Nueva York donde Carmen Amaya compartió escenario con Nina Simone. Cuando voy con flamencos Nueva York me parece muy pequeño. No soy un gilipollas, puedo ir andando a los lugares donde triunfaron Carmen Amaya y Sabicas que no están muy lejos de los lugares donde Charlie Parker y Dizzy Gillespie cambiaron el lenguaje del jazz. Me gusta patear Nueva York, perderme camino del concierto de Rosalía y pasar por el lugar donde Los Ramones y Talking Heads hicieron historia.

En la música popular la sabiduría no consiste en lo que sabes sino en lo que ignoras. El flamenco es muy exigente con el oyente y quizá por eso es un arte minoritario. Pero estoy harto de que me digan cómo tengo que escuchar (y sentir) el flamenco. Enrique Morente decía que necesitaba un clavo para colgar la chaqueta cuando se metía en otras músicas. Yo voy buscando los clavos que me sirvan para entender mejor lo que escucho.

Como periodista he evolucionado, creo que he pasado de intentar ser un justiciero (la música que deberían escuchar los demás) a ser un contador de historias de la música que me excita y me conmueve. De eso va mi próximo libro. Relatos en torno a la música, aderezados con selecciones (como la que presento aquí) de los discos que más y mejor me han influido.

A continuación la lista que nos ha preparado DJ Gufi. Esperamos que la disfrutéis.

0. La k7. CAMARON DE LA ISLA/ PACO DE LUCIA Musicasette doble duración (Philips, 1973)

Un disco nuevo costaba a finales de los años 70 entre 500 y 900 pesetas (3 o 5 euros), era el momento del casette, por 200 pesetas (un euro con 30) tenías una fantástica selección de Camarón con Paco de Lucía. Cuando hicieron la presentación de “Soy Gitano” (1989) en Casa Patas la compañía de discos quiso darle un disco de oro a Camarón. Pero en ese momento Camarón no había vendido tantos elepés. La compañía le ofreció al cantaor una doble casette de platino por las ventas en gasolineras y mercadillos.

1. VENENO – “VENENO” (Sony, 1977)

El gran gran disco del punk en español es este. Un casi-hippie (Kiko Veneno) y dos artistas/guitarristas gitanos: Rafael y Raimundo Amador. Grabación porrera, disparatada, surrealista y delincuente. La carpeta original fue censurada. “No pido mucho, poder hablar sin cambiar la voz, caminar sin muletas, hacer el amor sin que haya que pedir permiso, escribir en un papel sin rayas…”

2. CAMARÓN “LA LEYENDA DEL TIEMPO” (Philips 1979)

La reedición de lujo incluye la portentosa sesión de fotos de Mario Pacheco. La remasterización intenta mitigar los vicios de la época con la “reverb”. Ricardo Pachón quería que el disco fuera una continuación de los de “Lole y Manuel”. Vean el documental “Tiempo de leyenda” y comprobarán las bondades de la teoría del caos aplicada al flamenco. Los planes iniciales se van al garete y deprisa y corriendo Pachón saca poemas de Federico García Lorca que condicionan la métrica y las hechuras del disco. Aquí las vanguardias vienen patrocinadas por las prisas. Para compensar aparece Kiko Veneno que compone el himno “Volando Voy”, Raimundo Amador, miembros de Alameda, Jorge Pardo, Rubem Dantas, Jose Antonio Galicia. La electricidad le parece una deformación a los aficionados “clásicos”.“Es feo” dice un jovencísimo Tomatito. Y tiene razón, los textos deforman los modelos flamencos. No se pueden cantar esos poemas sin reventar el canon, la copla, la rima y la biblia en verso.

3. PACO DE LUCIA “Sólo quiero Caminar” (Philips 1981)

Otro himno después de “Entre dos aguas”. Paco incorpora el cajón flamenco con Rubem Dantas, el bajo eléctrico de Carles Benavent y la flauta de Jorge Pardo. Nadie es capaz de superar a Paco en velocidad y temple. Su curiosidad amplia horizontes. Todos los discos de Paco son magistrales. Todos contienen lo mejor de la guitarra flamenca. Todos invitan a soñar con sus contemporáneos: Serranito y Manolo Sanlúcar y con la siguiente generación de guitarristas: Gerardo Núñez, Cañizares, Riqueni… y ese largo etcétera que alcanza a los mejores guitarristas del mundo mundial.

4. PATA NEGRA “Guitarras callejeras” (1979, Nuevos Medios 1986)

Tras la disolución de Veneno, Pata Negra (Raimundo y Rafael Amador) graba dos discos desiguales, pero antes en 1979 habían hecho unas sesiones grabadas con un nagra que desvela el sonido natural de los hermanos Amador. Dadaismo silvestre, más porros y mucha guasa. Luego hicieron el elegante “el blues de la frontera” pero la vida real estaba aquí.

5. Juan Peña El LEBRIJANO Orquesta Andalusi de Tanger “Encuentros” (Ariola, 1984)

Aún está por hacerse el disco en el que confluyen la música andalusí y el flamenco, pero nunca olvidaremos los proyectos de El Lebrijano con diversas orquestas del Magreb. En este primer encuentro destaca “El anillo” que fue un éxito moderado.

6. JOSÉ ANTONIO GALICIA. “Homenaje a Carmen Amaya” (1985, directo)

Nunca hubo nada igual. Un festival de jazz de Madrid en el teatro Pavón 1985. La banda de jazz de José Antonio Galicia con Cañizares y el trompetista Manfred Schoff. El coro gregoriano de la catedral de León, un grupo andino. Enrique Morente, La Tolea y un bailarin extramoderno… Morente canta por San Juan de La Cruz. Nos confabulamos para seguir allá donde fueran a El Gali y a Morente y no fue fácil.

7. CAMARON Y TOMATITO “Paris 1987” (1987. Universal, 1999)

Los conciertos de Camarón eran desde el punto de vista flamenco cortos en la variedad de los palos pero descomunales en la manera de interpretarlos. Los conciertos en París fueron abracadabrantes.

8. CHANO DOMÍNGUEZ “Chano” (Nuba 1992)

El primer disco en solitario de Chano (después del rock de Caí y el jazz de Hiskadix), merece la pena desde la errata. La versión por bulerías del “Well, you needen´t” no está en el corte indicado, pero cuando lo encuentras puedes escuchar a Thelonius Monk “tirando un pasito” como decía Jerry González. Los pies de Joaquín Grilo destacan por que taconea sobre las huellas de Monk.

9. KETAMA, “El Arte De Lo Invisible” (Philips, 1993)

Puede que en Ketama el mayor talento lo tuviera Ray Heredia y que la mejor voz flamenca fuera la de José Soto “Sorderita”. Pero aquí están las canciones: “Esta noche no me acuesto que vengo de borrachera” y así, sin parar.

10. JORGE PARDO “Veloz Hacia Su sSno” (Nuevos Medios, 1993)

Jorge Pardo posa ante un mural de un cine de la calle ¿Atocha? de Madrid. Ese año eclosionaba el “Nuevo flamenco” en las salas Revolver y Caracol mientras los medios de comunicación se preguntaban un año después de la muerte de Camarón quién sería el heredero. El Candela era lugar de peregrinación para los Hemingways de turno. Aquí se encuentran: Carles Benavent, Potito, José Miguel Carmona, Agustín Carbonell El Bola, Tino Di Geraldo, Antonio Carmona y Rubem Dantas.

Una década después del nacimiento del jazz flamenco topamos con una de las obras maestras del género pero en Jorge no encontrarán un modelo único, una formula, un canon para el nuevo estilo. Jorge traduce a Duke Ellington y a los Beatles. “Que no quiero dinero, cariño es lo que más quiero” canta Potito. Hoy los grandes del flamenco le llaman maestro a Jorge Pardo. En “Metaflamenco Djinn” (2016 Manatial de músicas) sigue así, cazando duendes.

11. KETAMA, TOUMANI DIABATÉ, JOSÉ SOTO “Shongai 2” (Nuevos medios Hannibal, 1994)

Tras el primer encuentro con Toumani Diabaté vente pa Madrid (1988), se rasgaron los velos y las fronteras, Toumani lleva a un maestro del balafón (Keletegui) y una joven promesa del nguni (Basekou Kouyate). Se producen dos hechos inéditos en la historia del pop: 1) El pez grande, Universal (que tiene contrato con Ketama) deja que el pez chico (Nuevos Medios) celebre su fiesta y haga música sin restricciones y 2) Vuelve José Soto “Sorderita”. La mala noticia fue que no se hicieron conciertos en directo. El reencuentro entre Toumani y Josemi en 2015 con Javier Colina aún no se ha grabado pero sí hicieron conciertos. A destacar el del festival de músicas sagradas de Fes (Marruecos). “No sé si será sagrado, pero me parece divino” dijo Colina.

12. CARMEN LINARES “Antología” (1996, Polygram)

El cante de mujer había quedado relegado en el flamenco y en la vida bajo la apariencia del machismo imperante durante el franquismo aunque siempre hubo heroínas capaces de sacar adelante a la familia y al cante. Producido por J.M.Gamboa la cantaora reúne a una pléyade de tocaores en el que, por resumir, solo falta Paco de Lucía. En el repertorio abunda La Niña de los Peínes (no podía ser de otra manera) para ofrecer un tributo al cante de mujer desde una manera de sentir muy personal.

13. ENRIQUE MORENTE “Omega” (El Europeo 1996)

Es MENTIRA que este disco fuera incomprendido. Lo digo yo y lo demuestran 50.000 más que se compraron el disco en un año. Los que no lo entendieron lanzaron el bulo de que no se había entendido. ¿Se entiende? ¿No? De nuevo Lorca es el camino para romper los esquemas tradicionales del cante, ahí confluyen el ruido indie de Lagartija Nick y un batallón de flamencos al límite de la incredulidad. Algunos aún no han hecho la digestión.

14. TINO DI GERALDO. “Flamenco lo serás tú” (Nuevos Medios, 1998)

¿Un disco experimental en el flamenco? ¿de un batería? ¿De un batería que viene del rock?. Tino es gloría rítmica y es uno de esos músicos que permite que la música tenga “groove” y “tirititrán”. No importa con quién toque (la lista empieza en Camarón y Paco de Lucía) y puede seguir en cualquier continente.

15. DIEGO CARRASCO “Inquilino del mundo” (Nuevos Medios, 2000)

Diego Carrasco estaba con Camarón en la “Leyenda del tiempo” en calidad de guitarrista, amigo, compadre y/o palmero. El caso es que aquí se muestra con los mejor de todas sus facetas un cantautor sideral, el gurú del arte del compás y la voz del trío más asombroso del mundo del jazz y del flamenco (Jorge Pardo, Carles Benavent y Tino Digeraldo) . No se entiende que no se editara un concierto en directo. Por ejemplo el del Festival Pirineos Sur. Lo cambio por un par de directos de John Coltrane y uno de Miles Davis.

16. MARTIRIO “Mucho corazón” (52 PM, 2001)

Había rescatado a la copla de las garras de “lo folklórico” y la copla dejó de ser eterna para ser un manifiesto del día de hoy, hizo algo parecido con la canción latinoamericana, la sacó del cajón donde se encontraba y la puso en el escaparate. Suena la trompeta de Jerry Gónzález en “Las Palmeras” la canción de Alberto Cortéz sobre el tres de Raúl Rodríguez y todo se ilumina. Importa más el futuro que el pasado. Se llama visión.

17. BEBO Y CIGALA “Lágrimas Negras” (BMG, 2003)

Cigala pudo elegir para hacer este disco a Jerry González o a Bebo Valdés que era casi como decidirse (ya me perdonarán los aficionados al Jazz) entre Ellington o Coltrane. Es decir entre el clasicismo y la aventura y optó por la opción más conservadora lo cual no le quita ni mérito ni belleza. El contrabajo de Javier Colina se coloca en el centro del universo.

18. BUIKA. “Mi niña Lola” (Warner, 2006)

Buika no canta flamenco, ni falta que le hace y sin embargo esa voz suya está forjada con el mismo metal con el que se acuñan las leyendas. En el disco hay una cuantas coplas, tratadas con aires jazzisticos por el pianista Ivan Melon Lewis. “Ya no tengo miedo de que me miren y no me vean…”.

19. JUAN MONEO EL TORTA “Momentos” (Juglar recording, 2007)

Los últimos años de El Torta los pasó en Lavapiés y ahí grabó este disco hecho por y para la afición al flamenco. Convirtió sus conciertos en ceremonias inolvidables. “Qué mala es la noche, la calle y la vida”.

20. ENRIQUE MORENTE “Pablo de Málaga” (Discos Probeticos, 2008)

Uno se puede quedar a vivir en Morente, fuente de innovación y de clasicismo. Su último disco de estudio es una fuente inagotable de sorpresas. Arreglos electrónicos, detalles de rap troglodítico. Morente se había convertido en el artista y el cantaor que quería ser. Tan creativo y arrebatado como el propio Picasso. Encontrarán a docenas de Morentianos que prefieren otros discos, otras épocas y distintos ámbitos. No pasa nada, todos tenemos razón.

21. DIEGO DEL MORAO “Orate” (Cigala Music Warner 2010)

El hijo de Moraito también es un maestro pero cuando se relajan las formas y se toca para divertirse y pa gozar y tienes un invitado como Diego Carrasco… Surgen maravillas como “¿Y ahora qué?” Comparable con el “So What” de Miles pero con más gracia y más coña marinera.

22. JERRY GONZÁLEZ “Avísale A Mi Contrario Que Aquí Estoy Yo” (Cigala Music Warner 2010)

Mi colega le preguntó a Jerry que por qué se había metido en el flamenco y Jerry contestó “para hacerme millonario” lo que no tradujo mi colega fue la mueca de después. Este disco no tiene, aparentemente, rastros de flamenco. Dirán que este es un clásico de la música latina. “Sentimiento” es la antológica traducción al guaguancó de “In a sentimental mood” cantada por Alaín Pérez. Nadie se puso más flamenco que Jerry.

23.FERNANDO TERREMOTO “Terremoto” (Bujío 2010)

Producido por una estrella del pop (Gecko Turner) que no se comporta como tal y con la dirección musical de Alfredo Lagos, el disco apareció tras la temprana muerte del cantaor en mitad de una crisis feroz. Clásico y contemporáneo, el testigo lo ha recogido su hija María Terremoto. Amén

24. TOMÁS DE PERRATE “Infundio” (2011)

La compañía de disco quebró a los meses de editarse. Es un disco que lo tiene todo: versiones magistrales como “Romance del amargo” (que hiciera Camarón) “Un vestido y una flor” (de Fito Páez), toques cubanos, una miaja de rap. Cante “güeno” y necesario.

25. LA NEGRA. “La Que Nunca” (El Volcán, 2012)

Amparo Velasco era una niña gitana que en Río de Janeiro acunaba su juguete favorito: una bossanova, siguió dando vueltas por el mundo hasta volver a Alicante donde se encontró con las canciones de Fraskito, luego fue producida en Córdoba por Fernando Vacas que le enseñó una de Gaingsbourg (Black Trombone). Su voz tiene la temperatura exacta donde confluyen Camarón y James Brown.

26. LIN CORTÉS Gipsy Evolution (2014, autoprod)

A Prince le hubiera gustado grabar este disco resultado de una década de maquetas, un disco plagado de duendes funkys…Si Prince hubiera grabado este disco, ahora estaría vivo y obsesionado por los flamencos y se habría llevado a Lin a Minneapolis a grabar… y estarían dándose de cabezazos al escuchar a El Pele cantando por soleá. Si todo lo que soñamos fuera una canción, esa canción sería “Angel negro”.

27. NAIKE PONCE Y PAKETE “Con nombre de Mujer” (2015, Mapa)

A primera vista parece un repertorio ya cantado y ya escuchado, sin embargo combina la poderosa voz de Naike con los sabores guitarrísticos de Pakete en versiones antológicas (excepto el “Roxanne” de la Susi que eso no hay bicho viviente que lo supere).

28. JOSEMI CARMONA JAVIER COLINA “De Cerca” (Universal 2016)

Josemi Carmona y Javier Colina hacen un disco con muchos boleros. El diálogo entre su guitarra y el contrabajo encuentra en las percusiones de Bandolero los acentos de unas melodías acunadas con delicadeza.

29. REMEDIOS AMAYA “Rompiendo El Silencio” (Warner 2016)

Producido por Fernando Vacas, aparece un arpa por primera vez en el flamenco. Elige un repertorio latino conocido pero no demasiado manoseado: “En un rincón del alma”, “Angelitos Negros”, “Las Ciudades”. Transforma a María Dolores Pradera, Antonio Machín o Chavela Vargas en el cante flamenco de hoy. Rescata “Quien maneja mi barca” del naufragio “eurovisivo” y lo eleva hasta donde viven leyendas como Aretha Franklin. ¿Para que quieres un arpa teniendo a Diego del Morao? Pregunto y va Remedios y me dice: “Hay que innovar, amigo”.

30. RYCARDO MORENO “A Galeano” (2017, Karonte)

Adaptar “el libro de los abrazos” de Eduardo Galeano parece la cosa más fácil del mundo con la voz de Sandra Carrasco y el acordeón del portugués Joao Frade. El resultado es mercurial. Se entiende todo.

31. RAFAEL RIQUENI Parque de Maria Luisa (Universal, 2017)

Emocionante grabación de un guitarrista que recuerda el parque de su infancia en Sevilla. Intimismo arrebatador y arrebatado.

32. ROCÍO MARQUEZ “Firmamento” (Universal, 2017)

Tras firmar “El niño” un homenaje a Pepe Marchena en el que descubre a El Niño de Elche. Rocío Márquez hace una tesis sobre la voz flamenca y entra a grabar con Proyecto Lorca. Produce Refree. Sin guitarras, el cante es primordial, las letras feministas, el contexto se vuelve contemporáneo.

33. ETHAN SULTRY “Soniquete Blues” (2017)

Un sueño hecho realidad, Ethan viene del blues y se queda diez años en Lebrija donde se deja crecer el compás y los acentos. Así brota un blues nuevo que adapta sin complejos con nudillos en la mesa y jaleos centenarios. Colaboran Tomasito de Jerez, Yelsy Heredia de Cuba y un batallón de lebrijanos. Gloria.

34. RAÚL RODRÍGUEZ “La raíz eléctrica” (Altafonte 2017)

Raúl Rodríguez se ha construido un instrumento “el tres flamenco” que sintetiza las músicas de ida y vuelta del flamenco y cuando llega a Haití invitado por Jackson Browne el cuerpo y el ambiente le piden guitarras eléctricas y las canciones se elevan como si fueran catedrales. El librodisco concluye con una “voodoolería” en la que participa Lolo Beadrum de Boukman Eksperyans que nos recuerda qué era lo que andaba buscando Jimi Hendrix.

35. ROSARIO LA TREMENDITA “Delirium Tremens” (Universal, 2017)

Parece el producto de la crisis. Rosario se libera de las ataduras para grabar en un día con una banda de lujo: Abe Rabade, Pablo Martín Caminero, Borja Barrueta, Piraña, Tremendo hijo, Naike Ponce, JM Oruco, T Berenguer y M Rafajlovic. Pero lo mejor es que en directo va en trío su bajo y guitarra, otro bajo más y un batería. Y la cosa tiene un “groove” que te despeina las neuronas. Si te subes al carro no necesitas un cohete para ir a la luna.

36. TOMASITO “Ciudadano Gitano” (El Volcan, 2017)

Si me dan a elegir un artista, uno. Sólo uno. Uno que me anime, que me lleve al flamenco clásico y que me vuelva del revés con el rock and roll y el rap, un artista que sea cabal y venenoso, que vuelva majareta a Wynton Marsalis y le ponga la tonalidad a El Torta, a los Delinqüentes a Chano Domínguez, a Ethan Sultry y a las doce tribus de sudáfrica que estaban en el carnaval de Soweto 2010. Ese es Tomás Moreno. Uno tan grande y tan escurrido que aún está por grabar el disco que se merece. Así que traemos una recopilación. No se pierdan ni uno de sus videos en la cocina de casa por que dan gloria de vivir. De verdad.

37. ROSALIA “El Mal Querer” (Sony 2018)

Cautivó al sector melancólico en el disco “Los Ángeles” con un repertorio cien por cien flamenco y un productor y guitarrista cien por cien “indie” (Refree). Aquí saca su lado “trap” con ayuda de El Guincho. En el disco colaboran Lin Cortés, los Mellis, Ané Carrasco pero la gran revolución viene de la mano de los videos y de la puesta en escena. Multiplica sus colaboraciones al reggaetón, la rumba y el trap. Sin techo.

38. FRASKITO “Leche Negra” (2018)

Paco de Lucía no quiso probar una de siete cuerdas que le ofrecieron en la tele brasileña, una guitarra de siete cuerdas es un lío para cualquier guitarrista. Francisco Rodríguez Fraskito entendió que era un instrumento nuevo y con una cuerda más se atreve con “Imagina” (de John y Yoko Lennon) por alegrías o un poema de Paul Celan por el lado del holocausto. Convierte los graffittis de mayo del 68 en canción y la modernidad líquida del sociólogo Z. Bauman en el swing gitano de “Amor líquido”. Son los conceptos los que ensanchan las músicas.

39. PEDRO OJESTO “Kilómetro 0” (Karonte 2019)

El pianista pertenece a la generación de músicos que crecieron junto a José Antonio Galicia encontrando un camino personal que es la esencia del flamenco ¡y la del jazz! aquí presenta al portentoso cantaor Ingueta Rubio (su padre es Miguel El Rubio y su abuelo Antonio El Rubio) junto a Josemi Garzón, Fernando Favier, Bandolero y las guitarras de Joni Jiménez y Mario Montoya. Pedro había grabado dos discos con Flamenco Jazz Company con Israel Fernández que aquí vuelve para cantar una bulería por Juan Antonio Salazar armonizando el grito, ordenando el caos. Israel ha crecido con el grupo de Pedro y tiene tanto oído como pasión por aprender.

40. BENAVENT, DI GERALDO, PARDO “Flamenco Leaks” (2019)

Si esperan encontrar los secretos del flamenco de los últimos años este es el camino. No hay una única senda como demuestran muchos discos aquí reunidos. Los tres hacen la música que les gusta y son capaces de quedarse ocho minutos a vivir en la soleá “Lozeporeh”, algo que no alcanzaron a comprender ni Miles Davis ni John Coltrane. Lo mejor es que su música crece en cada concierto y cuando celebran a Camarón (La leyenda, Soy Gitano) lo hacen a lo grande.

PD: LAS ANTOLOGIAS Y LOS CONCEPTOS

La presente selección trata de ilustrar las grandes aportaciones al flamenco contemporáneo (el que escuchamos ahora, el que se ha forjado en los últimos 40 años).

Cabe destacar que hay poco FLAMENCO CLÁSICO (se glosan Camarón y Tomatito, Carmen Linares o El Torta) sin duda hay docenas de obras maestras en estos años en este formato de cantaor y guitarra interpretando los palos tradicionales. Seguro que cada aficionado a este tipo de cante tendrá sus preferidos.

Y aunque abundan los artistas que SÍ han hecho cante clásico: Morente, Lebrijano, Tomás de Perrate, Rocío Márquez, Fernando Terremoto… he preferido incluir sus trabajos más renovadores dentro del FLAMENCO CONTEMPORÁNEO.

Así que también abundan los discos de JAZZ FLAMENCO junto a otros que podemos incluir entre “LO FLAMENCO” aunque no puedan ser considerados como flamenco en un sentido estricto.

Resulta imposible visualizar en disco las aportaciones del baile flamenco y sería posible hacer una lista similar con las obras maestras de guitarristas como Manolo SanLúcar, Serranito, Gerardo Núñez, Jm Cañizares, etc.


Return to Discogs Blog
eltipicochaval
El típico chaval

Leave A Reply