Cómo Almacenar Tus Vinilos Correctamente

Hay una pregunta recurrente para todos los coleccionistas de discos: “¿Y ahora dónde pongo yo todos estos discos?”. Si alguna vez te has preguntado esto a ti mismo, hoy es tu día de suerte. Con este artículo, te ayudaremos a descubrir las mejores opciones de almacenamiento y te daremos consejos prácticos. En este artículo, os explicaremos las medidas recomendadas por el mismísimo gobierno de los Estados Unidos para almacenar vinilo correctamente. Ya sabemos que muchos de vosotros tenéis archivos realmente increíbles tal y como nos mostráis semana a semana en Instagram con el hashtag #iloveDiscogs. Si aún no habéis compartido una foto del vuestro, esta es la vuestra.

Como os comentábamos en el párrafo anterior, nos pusimos en contacto con el Gobierno Federal de los Estados Unidos de América, los grandes archivistas del país americano. En su haber tienen una de las mayores colecciones de vinilo del mundo, archivada y conservada en ese entorno totalmente libre de polvo que es la Biblioteca del Congreso. Pudimos hablar con bibliotecarios a través del Recorded Sound Research Center (Centro para el Estudio de Grabaciones) y utilizar su guía para el almacenamiento de material audiovisual para aprender cómo almacenar vinilos de manera correcta.

Por suerte, un coleccionista tiene una ventaja a la hora de almacenar vinilos. Y esa ventaja es que el vinilo es el formato sonoro más estable que se ha inventado hasta la fecha (sí, ya podéis salir a la calle gritándolo a los cuatro vientos). A diferencia de las cintas y los CDs, el vinilo puede durar 100 años en un entorno controlado. Sin embargo, una serie de factores que van desde el polvo y elementos externos al calor y la presión pueden causar distorsión y ruido superficial. También es importante mencionar que aunque los vinilos son relativamente duros, sus carpetas no lo son. Hay que tener en cuenta la fragilidad de la carpeta de cartón tanto como el disco en sí.

Almacenamiento de vinilos en casa

Vamos a comenzar nuestro repaso por los cuatro elementos clave a tener en cuenta cuando almacenamos nuestros vinilos: calor, luz, humedad y presión.

  • Calor: Para colecciones en casa, se recomienda una temperatura templada o incluso algo más fría. Podríamos hablar de una temperatura de entre 15 y 25 °C. Asegúrate de mantener tus vinilos siempre alejados de radiadores, conductos de ventilación y chimeneas.
  • Luz: Reduce al mínimo la exposición a cualquier tipo de luz, especialmente a la luz solar o de alta intensidad. Los vinilos son especialmente susceptibles a los rayos ultravioleta, que pueden dañarlos en pocos minutos. Teniendo esto en cuenta, lo mejor es que no almacenes tus discos cerca de una ventana, cabina de bronceado o sala de cultivo de marihuana (es broma pero bueno, ahí lo dejamos).
  • Humedad: Este es el apartado en que la guía para el almacenamiento de vinilos se separa inevitablemente del cuidado de plantas de interior. A diferencia de tus plantas de interior, tus vinilos deben ser almacenadors en un entorno relativamente seco (alrededor de un 35 o 40% de humedad relativa). Si tenéis dudas sobre la humedad de vuestra casa, podéis compraros un higrómetro eficaz por muy poco.
  • Presión: No apiles otros objetos encima de tus vinilos ni apiles los discos unos sobre otros. Ya sabemos que ahorra espacio, pero a veces la vida no es tan fácil. Además, no debes almacenar los vinilos demasiado juntos o apretados. Meter tus vinilos en una estantería más apretados que las tuercas de un submarino es tan mala idea como suena. Y además, tu colección está ahí para hacer uso de ella, póntelo fácil a la hora de recorrer tus estantes en busca de discos.

Hay otros factores que, pese a ser algo menos problemáticos que los mencionados arriba, tendrás que considerar a la hora de almacenar tus vinilos:

  • Vibración: No nos referimos a la vibración que generan tus vinilos en tu cuerpo cuando suenan cadenciosos ritmos latinos. No, estamos hablando de la vibración que causan los altavoces. Manten tus vinilos a una distancia prudencial de los altavoces, pero también de lavadoras, lavavajillas, secadoras y, si vives en medio de África, estampidas de antílopes.
  • Divide y vencerás: Los vinilos de diámetro similar, van juntos. Nada de poner los singles en una suerte de cruel sandwich con los más grandes.

Por regla general, los áticos y los sótanos no son típicamente los mejores lugares para almacenar vinilos, aunque puede haber excepciones. De modo similar, cualquier unidad en que no se pueda controlar la temperatura. Si dejas toda tu colección en una caseta de jardín todo un verano es más que probable que quede inservible. Intenta encontrar un lugar limpio, fresco y estable para tus discos.

Dentro de qué debes almacenar tus vinilos

Ahora que ya sabes los requisitos que el lugar donde vas a guardar tus vinilos tiene, vamos a centrarnos en el lugar dentro del cual tus vinilos deben reposar.

  • Póntelo, pónselo. Estamos bromeando pero ahora os explicamos el porqué: los vinilos se pueden quedar en su carpeta original, pero lo ideal es meterlos dentro de una funda interior de polietileno libre de estática para evitar calcos de la carpeta original. Sentimos complicaros la existencia, pero estas fundas las tendréis que comprar vosotros mismo aparte, ya que no vienen incluidas con el último vinilo que os habéis comprado por Discogs (o en cualquier otra parte, estamos bromeando). No os vamos a recomendar una marca en particular, pero no tendréis dificultad en encontrarlas ya sea a través de vuestra tienda de discos de confianza o simplemente en tiendas online. Si conocéis alguna marca que sea infalible, no dudéis en dejar vuestra opinión en la sección de comentarios o en nuestras redes sociales.
  • Plástico por dentro… y por fuera. Además de la funda interior, lo ideal es que también pongáis las carpetas dentro de fundas de plástico. No os perdáis: tenéis que poner el vinilo dentro de una funda de plástico, luego esta dentro de la carpeta y luego la carpeta dentro de otra funda de plástico.
  • Asegúrate de que la estantería que elijas es lo suficientemente resistente como para aguantar el peso de tus vinilos, que normalmente será de una media de alrededor de 16 kilos. Como ya sabéis, hay opciones en el mercado baratas y eficaces para este fin.
  • Para reducir la electricidad estática, es mejor que optes por estantes de madera en lugar de metálicos.
  • Una vez que estén en la estantería, los vinilos deben ser almacenados utilizando divisores duros e inamovibles cada 10-15 cm. que sujeten toda la carpeta. Estamos de acuerdo en que esta es una medida que no solemos ver en colecciones particulares, y muchos de nosotros no tenemos estos divisores en casa, así que estamos aquí para escuchar vuestras historias y recomendaciones en los comentarios en caso de que vosotros hagáis uso de ellos en casa. Podéis encontrar fácilmente en Internet opciones que van desde precios más o menos asequibles a artículos de lujo. Lo mejor de utilizar estos divisores es que podréis usarlos a su vez para organizar vuestra colección de vinilos.

Extensiones y almacenamiento a largo plazo

Muchos de nosotros hemos llegado a un punto en nuestras vidas en el que nos hemos quedado sin espacio en casa para todos los vinilos que hemos adquirido a lo largo de una vida. En este punto, debemos tomar algunas decisiones difíciles: ¿Qué vinilos me quedo? ¿De cuáles me tengo que deshacer? Para aquellos que no podáis (o queráis) reducir vuestra colección, una extensión de vuestro espacio de almacenamiento se convierte en necesario. Ya sea un sótano, un ático, una unidad de almacenamiento independiente o un búnker, hay ciertas precauciones que tendréis que tomar ante potenciales desastres.

  • Evita cualquier lugar susceptible a inundaciones o daños causados por agua. ¿Alguna vez habéis escuchado la historia sobre lo que le ocurrió al Eyebeam Art and Technology Center por culpa del Huracán Sandy? Pese a que el vinilo en sí es relativamente resistente a los daños causados por el agua, tanto las carpetas como las galletas no lo son tanto.
  • Evita temperaturas extremas (te estamos mirando a ti, ático) y lugares en los que las temperaturas fluctuen más de 19°C (35°F) en 24 horas si fuese posible. Recuerda, no importa el tipo de contenedor en el que almacenes tus discos, éstos serán vulnerables a doblarse en función a la temperatura.
  • Lo ideal es de que te asegures de que haya una buena ventilación. Esto quiere decir que has de evitar almacenar tus discos en un contenedor sellado de cualquier tipo, incluyendo contenedores de plástico con tapa o cajas de cartón selladas con esparadrapo. Sellar tus discos puede crear un microclima que los dañe además de dificultar la posibilidad de comprobar de manera habitual si todo está bien. Si no te queda otra que utilizar cajas de plástico para desplazar tu colección, no dejes los discos metidos en ellas más del tiempo estrictamente necesario.

Ya conoces las reglas cardinales que has de seguir para almacenar tus vinilos. ¡El placer es nuestro! Pero ya que estás aquí, vamos a aprovechar para que podáis tomar algunas notas o refrescar vuestra memoria sobre cómo manipular vuestros vinilos correctamente.

  • Lávate las manos antes de tocar los vinilos. No queremos pasarnos de duros, pero esas pezuñas que acaban de engullir una doble cheeseburger contienen grasas que pueden esparcir el crecimiento de hongos tanto en el propio vinilo como en la carpeta.
  • Esto es de Vinilos 101 pero siempre recordad sujetas los discos por el eje o la galleta central. Os llevará algo de tiempo perfeccionar la técnica, así que ahora mismo es un buen momento para comenzar con la práctica.

Y un último consejo, mantened vuestras máquinas limpias y bien mantenidas. Aseguraos de que la alfombrilla del tocadiscos no tiene polvo y cambiad vuestras agujas cuando empiecen a estar desgastadas.

¡Eso es todo! Este artículo al final nos ha quedado un poco más largo de lo que habíamos planeado, pero lo cierto es que nosotros mismos hemos aprendido mucho por el camino y esperamos que a vosotros os pase lo mismo. Si hay algo que queráis compartir con nosotros, no dudéis en escribirlo en los comentarios del blog o de nuestras redes sociales.

 


Return to Discogs Blog
1 Comment
  • Jun 12,2019 at 18:48

    Algo sobre los cubículos donde se guardan los discos; aparte de ser de madera, lo ideal es que midan 33cm x 33cm x 33cm (largo, ancho y alto).-

Leave A Reply